Cirujano de colon y recto.

Servicios

THD

THD es un nuevo tipo de cirugía para el tratamiento de las hemorroides. Es un procedimiento seguro y efectivo; es minimamente invasivo. Es una operación ambulatoria. Los pacientes tienen molestias mínimas y regresan a sus actividades normales de 24 a 48 horas.

Ultrasonido endoanal y endorectal 360º

Colonoscopia y Rectosigmoidoscopia flexible

Estudio ideal para prevenir cáncer colorectal después de los 50 años; en caso de existir antecedentes de cáncer colorectal en familiares directos se recomienda realizar siempre este estudio.

Otros servicios que ofrezco:

  • Enfermedades del colon, recto y ano
  • Coloproctología
  • Cáncer de colon, recto y ano
  • Ultrasonido endoanal 360º (Fístulas complejas, abcesos perianales, lesión de esfínteres)

    Nos indica si hay lesión en los músculos del esfínter anal en pacientes con incontinencia y nos muestra el trayecto de una fístula anal compleja o un absceso.
  • Ultrasonido endorectal 360º (Estudio indispensable para etapificar tumores malignos del recto)

    El ultrasonido endorrectal 360 grados nos muestra que tanto infiltra un tumor al recto para poderlo etapificar correctamente, por lo tanto todo paciente con un tumor en el recto requiere este estudio.
  • Rectosigmoidoscopia flexible, como estudio preventivo para cáncer colorectal (sin sedación)
  • Cirugía ambulatoria (de corta estancia).
  • Sangrado o dolor al evacuar
  • Fístulas colovesicales
  • Fístulas colovaginales
  • Fístulas rectovaginales
  • Condilomas o verrugas anales en pacientes VIH positivo

  • Colonoscopía diagnóstica y terapéutica (con sedación)


    La colonoscopía es un método seguro y eficaz de examinar el interior del colon y el recto, para lo cual se utiliza un instrumento tubular flexible. Se usa para diagnosticar problemas del colon y recto, y para realizar biopsias y extirpar pólipos de colon. La mayoría de las colonoscopías se realizan de forman ambulatoria con el mínimo de inconvenientes y molestias.
  • Cirugía Laparoscópica

    La cirugía laparoscópica o de mínima invasión es una técnica especializada para realizar cirugías. Se emplean varias incisiones de 0.5 a 1 centímetro. Cada incisión se llama “puerto”. En cada puerto un instrumento tubular conocido como trocar es insertado. Instrumentos especiales y una cámara especial conocida como laparoscopio son introducidos a través de los trocares durante el procedimiento. Al inicio del procedimiento, el abdomen es insuflado con dióxido de carbono para crear un espacio que le permita al cirujano trabajar.
    Las imágenes de la cavidad abdominal son transmitidas por el laparoscopio a un monitor de video de alta resolución en la sala de operación. Durante la operación el cirujano observa imágenes detalladas del abdomen en el monitor lo que le permite realizar las mismas operaciones que la cirugía tradicional pero con incisiones pequeñas.
  • Tratamiento de Hermorroides con THD, sin dolor y corta estancia

    En general se describen como venas varicosas del recto y ano, las hemorroides son protrusiones aumentadas de tejido conectivo y vasos sanguíneos dilatados que prolapsan por el orificio anal.
    Los factores de riesgo más importantes son: Edad, constipación crónica o diarrea, embarazo, uso de enemas, pasar largo tiempo en el baño, realizar mucho esfuerzo al evacuar, sostener la evacuación por periodos prolongados.
    Los síntomas son: sangrado durante la evacuación, protrusión de tejido al evacuar, prurito perianal, dolor perianal, sensación de cuerpo extraño.
  • Abscesos anales


    Es una cavidad infectada llena de pus que se encuentra cerca al ano o recto. Es el resultado de una infección aguda de una pequeña glándula dentro del ano, cuando una bacteria o materia fecal entra al tejido a través de la glándula. Ciertas condiciones-colitis u otras inflamaciones del intestino, por ejemplo- pueden algunas veces hacer más probables estas infecciones.
    Un absceso anal esta usualmente asociado con síntomas de hinchazón y dolor alrededor del ano. También puede sentir fatiga, fiebre y escalofríos.
  • Fístulas anales


    Es casi siempre resultado de un absceso previo. Una fistula es un pequeño túnel que se forma por debajo de la piel y que conecta la glándula anal previamente infectada a la piel en la nalga por fuera del ano. Los síntomas de la fistula son irritación de la piel alrededor del ano, drenaje de pus (que por lo general alivia el dolor), fiebre y malestar general.

  • Fisuras anales


    Es una pequeña ruptura o cortada en la piel que bordea el ano. Típicamente causan dolor y a veces sangrado. Estas son usualmente frecuentes, pero suelen ser confundidas con otras causas de dolor y sangrado como las hemorroides.
    Los síntomas típicos incluyen dolor durante o después de la defecación y el sangrado.
    Una evacuación dura, seca es la causa usual para una fisura. Otras causas incluyen la diarrea o condiciones inflamatorias del área anal. Las fisuras anales pueden ser agudas (comienzo reciente) o crónicas (presentes por un largo tiempo o frecuentemente recurrentes).
    Las fisuras crónicas frecuentemente tienen un pequeño bulto externo asociado con la cortada que se le llama papila centinela o colgajo de piel.

  • Enfermedad pilonidal


    Es una infección crónica de la piel en la región superior al pliegue interglúteo. Esta condición es una reacción al pelo incrustado en la piel y generalmente ocurre en el pliegue entre los glúteos. La enfermedad es más frecuente en hombres que en mujeres y generalmente ocurre entre la pubertad y los 40 años.
    Las molestias pueden variar desde un pequeño orificio en la región hasta una gran masa dolorosa. Frecuentemente esta región supura liquido claro, en ocasiones purulento o sanguinolento. Cuando se infecta, el área se torna roja, aumentada de volumen, dura y tienen una secreción de pus con olor desagradable. La infección puede causar fiebre, malestar general o nausea.

  • Divertículos



    Los divertículos son sacos que se desarrollan en la pared del intestino grueso. La diverticulosis es la presencia de estos sacos, mientras que la diverticulitis es la inflamación de los mismos.
    La diverticulosis colónica es una alteración común que afecta cerca del 50% de la población de 60 años y hasta el 100% de la población de 80 años. Solo un pequeño porcentaje de estos pacientes presenta molestias.
    Los síntomas que se presentan en la enfermedad complicada, incluyendo la diverticulitis son el sangrado, dolor abdominal, escalofríos, fiebre, cambio de hábito intestinal.
    Síntomas más severos se asocian con complicaciones como perforación, formación de absceso o fistula.

  • Diagnóstico y tratamiento de pólipos


    Los pólipos son crecimientos anormales de la pared interna (mucosa) del intestino grueso (colon y recto) que protruyen dentro de la luz (lumen). Algunos pólipos son planos otros tienen tallo. La mayoría de los pólipos son benignos.
    Son principalmente asintomáticos o son encontrados de manera incidental durante la colonoscopia o por rayos X. Sin embargo, algunos pueden producir sangrado, descarga mucosa, alteración en la función intestinal o en raros casos dolor abdominal.

  • Prolapso rectal (salida del recto)


    El prolapso rectal es la condición en la cual el recto (la parte final del colon, localizada justo arriba del ano) se extiende y protruye fuera del ano. La debilidad del musculo del esfínter anal frecuentemente está asociada al prolapso rectal, provocando en un escape de materia fecal y moco. Mientras que la condición ocurre en ambos sexos, es más común en las mujeres que en los hombres.
    Muchos factores permiten el desarrollo del prolapso recta. Es probable que ocurra secundario a un hábito prolongado de pujar para evacuar o como consecuencia tardía del proceso de parto. Algunas veces resulta de una disfunción generalizada del piso pélvico.

  • Incontinencia anal

    Es la perdida de la capacidad para controlar de manera voluntaria la salida de gases o materia fecal, la cual puede ser un padecimiento leve como escape accidental de gases o algo severo como la salida de materia fecal liquida o solida.
    Las causas son: lesión en el momento del parto, lesión en los músculos del ano y disminución de la fuerza con la edad.
  • Cáncer Anal

    El cáncer del ano (anal) surge de las células de la piel que rodean la abertura del ano o en el canal dentro de dicha abertura y se denominan carcinomas espinocelulares. Las células que se están transformando en malignas pero que no han invadido la piel con profundidad se denominan “displasia de alto grado”, “carcinoma in situ” o “enfermedad de Bowen”.
    El anal es poco común, pues solo representa el 1 al 2% aproximadamente de los canceres gastrointestinales.
    Muchos casos de cáncer de ano pueden detectarse en etapa temprana. Los canceres de ano se forman en una parte del conducto digestivo que el doctor puede ver y alcanzar con facilidad. Con frecuencia causan síntomas tales como: Hemorragia del recto o ano, sensación de un bulto o masa en la abertura del ano, dolor en la zona del ano, comezón persistente o recurrente, cambio en los hábitos de defecación (defecar con mayor o menor frecuencia) o mayor esfuerzo al defecar, heces más angostas, secreción (moco o pus) del ano, ganglios linfáticos (glándulas) hinchadas en las zonas del ano y la ingle.
  • Cáncer Colorectal


    En general se reconoce que casi todos los cáncer de colon y recto comienzan en los pólipos benignos. Estos crecimientos pre-malignos ocurren en la pared del intestino grueso y pueden llegar a aumentar de tamaño y convertirse en cáncer. La extirpación de los pólipos benignos es un aspecto de la medicina preventiva que funciona de verdad.
    Los síntomas más comunes son el sangrado rectal y cambios en los hábitos intestinales, como estreñimiento o diarrea (estos síntomas también son comunes en otras enfermedades, por lo que es importante realizar un examen exhaustivo en caso de que los experimente); dolor abdominal y pérdida de peso suelen ser síntomas tardíos que indican enfermedad avanzada.
    Desafortunadamente, muchos pólipos y canceres incipientes no producen síntomas. Por lo tanto, es importante incluir en el examen físico de rutina procedimientos colorectales encaminados a la detección del cáncer colorectal, sobretodo en pacientes mayores de 50 años.

  • Colitis Ulcerativa


    La colitis ulcerativa es una inflamación crónica de la pared del intestino grueso (colon y recto). Los síntomas incluyen sangrado rectal, diarrea, dolor abdominal, pérdida de peso y fiebre. Además de esto, los pacientes que padecen colitis ulcerativa durante varios años, tiene un mayor riesgo de desarrollar cáncer del intestino grueso.

  • Disfunción del Piso Pélvico

    Para la mayoría de la gente, la evacuación es una función fácil y automática. Para algunos individuos, el proceso de evacuación puede ser difícil. Los síntomas de la disfunción del piso pélvico incluyen estreñimiento y la sensación de un vaciamiento incompleto del recto cuando tienen una evacuación. Esta sensación de vaciamiento incompleto puede resultar de múltiples intentos de evacuación en un pequeño periodo de tiempo. Esta materia fecal residual en el recto puede salir sin que el paciente lo note, por lo que existen también reportes de incontinencia en esta enfermedad.
    Se puede diagnosticar usando una defecografía que es un estudio en donde se administra al paciente un enema de un liquido muy espeso que se puede detectar con rayos X. consiste en grabar un video que muestre el movimiento de los músculos del piso pélvico y del recto durante la evacuación.
  • Estreñimiento o Constipación

    El estreñimiento o constipación es un síntoma que tiene diferentes significados. Más comúnmente se refiere a las deposiciones poco frecuentes, pero también puede referirse a una disminución del volumen o peso de las heces, la necesidad de hacer un esfuerzo para tener un movimiento, una sensación de evacuación incompleta o la necesidad de enemas, supositorios o laxantes con el fin de mantener la regularidad de la defecación.
    Puede haber varias causas, posiblemente simultáneas para el estreñimiento, incluyendo la ingesta inadecuada de fibra y líquidos, el sedentarismo y los cambios ambientales. El estreñimiento puede ser agravado por los viajes, el embarazo o el cambio en la dieta.
    Las causas más serias de constipación incluyen tumores o zonas de estrechamiento del colon, por lo que es conveniente buscar consejo de un cirujano de colon y recto cuando el estreñimiento persiste.
    La gran mayoría de los pacientes con estreñimiento son tratados con éxito mediante la adición de alimentos ricos en fibra a la dieta, junto con la mayor cantidad de líquidos.
  • Ostomías


    Una ostomía es una abertura creada quirúrgicamente la cual conecta un órgano interno a la superficie del cuerpo. Diferentes tipos de ostomías son nombradas según el órgano afectado.
    Una ostomía puede ser temporal o permanente. Una ostomía temporal puede ser necesaria si el tracto intestinal no puede estar bien preparado para la cirugía debido a la obstrucción por enfermedad o tejido cicatricial. Ostomías temporales por lo general se puede revertir con una pérdida mínima o nula de la función intestinal. Una ostomía permanente puede ser necesaria cuando la enfermedad o su tratamiento afectan la función intestinal normal. Las causas más comunes son enfermedades como el cáncer de recto y la enfermedad inflamatoria del intestino.

  • Prurito anal

    La comezón alrededor del ano es llamada prurito anal. Esta condición resulta en una urgencia por rascarse.
    Muchos factores influyen. Una causa común es la humedad excesiva en el área. La humedad puede deberse a sudoración o a pequeñas cantidades de materia fecal alrededor del ano. El prurito anal puede ser un síntoma de otras enfermedades como las hemorroides y la fisura anal. La condición inicial suele empeorar con el rascado, la limpieza excesiva del área o el abuso de cremas en la zona.
    En algunas personas puede ser causado por comer algunos alimentos (café, té, bebidas carbonatadas, derivados de la leche, tomates o derivados, chocolate, nueces), fumar o ingerir bebidas alcohólicas, especialmente vino y cerveza.
  • Rectocele


    El rectocele es una protrusión (prolapso) de la pared frontal del recto dentro de la vagina. La pared rectal puede adelgazarse o debilitarse, y puede proyectarse hacia la pared vaginal cuando usted puja al tener un movimiento intestinal.
    La causa básica del rectocele es una debilidad de las estructuras del piso pélvico y el adelgazamiento del septum rectovaginal. Ciertos factores pueden incrementar el riesgo de una mujer de desarrollar rectocele como partos múltiples, difíciles o prolongados; el uso de fórceps u otro sistema de asistencia durante el parto, desgarres perineales, o una episiotomía dentro del recto o de los músculos del esfínter anal. Comúnmente estos problemas se desarrollan con la edad pero, ocasionalmente puede ocurrir en mujeres jóvenes o en aquellas que no han tenido partos.
    Los síntomas vaginales incluyen abombamiento vaginal, la sensación de masa en la vagina, dolor durante el coito o incluso el colgamiento externo de la vagina que provoca irritación, sangrado. Los síntomas rectales incluyen estreñimiento, urgencia por regresar al baño cuando se pone de pie, sensación general de presión pélvica.

  • Intestino Irritable

    El síndrome de intestino irritable (SII)
    Es un trastorno común que afecta al 15% de la población. Es conocido también como colon espástico, colitis espástica, colitis mucosa y/o estomago nervioso.
    Las personas con SII tienen dolor abdominal, cambios en el hábito intestinal; ya sea diarrea, constipación o ambas. Los síntomas asociados incluyen cólicos, sensación de plenitud postprandial, consistencia anormal de las heces, moco y urgencia.
    Los síntomas ocurren como resultado de un funcionamiento anormal, así como de la mala comunicación entre el sistema nervioso y los músculos del intestino. Esta regulación anormal causa que el intestino este “irritable” o más sensible. Los músculos de la pared intestinal se contraen muy fuerte o muy débil, algunas veces muy rápido y algunas veces muy lento. Aunque no hay obstrucción física, el paciente tiene cólicos.
    Fiebre, anemia, sangrado rectal o una perdida inexplicable de peso NO son síntomas del SII y deben ser evaluados por in médico especialista.